Wall Street respira en el día de luto tras las fuertes caídas de ayer

Wall Street respira tras las caídas del martes

Wall Street se toma una jornada de tregua aprovechando el cierre decretado por el funeral del ex presidente de EEUU George H.W. Bush. La incertidumbre sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China generó un gran nerviosismo que llevó a muchos inversores a cerrar posiciones antes de la jornada de cierre de hoy. Este miércoles no sólo cierran la New York Stock Exchange y el Nasdaq. Tampoco hay actividad en el mercado CME de futuros y opciones de Chicago ni en el de bonos.

Según Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, los nervios surgieron por la falta de concreción en el acuerdo de tregua entre Washington y Pekín. “El mercado está acostumbrado a que las cosas sean inmediatas, como si fuera una ‘app’ en un móvil”, asegura Forcada, que añade que “han pasado 48 horas y no se hay nada inmediato concreto”.

Forcada recuerda que “quién actuó ayer en Wall Street lo hizo pensando que hoy no podía hacer nada. Y sabiendo que, “si la curva de tipos amenazaba con invertirse en la zona intermedia, mejor era tomar beneficios tras ganar en lo últimos dos o tres días”.

A Javier Molina, de eToro, no le cuadra el pesimismo actual del mercado. Aunque considera que, “por el sentido contrario, eso es positivo”. Molina asegura que “hay que tener cash para poder capitalizar el miedo de los otros”.

Además, apunta que “el mercado ahora no va de aplanamiento curva y o de Brexit, si no lo que dijo la FED, de esa política restrictiva que ya ha conseguido sus objetivos, y eso no es alcista para los mercados”. Javier Molina ha participado en el programa Mercado Abierto de Capital Radio. Puedes escuchar aquí su intervención.

Una tradición de 150 años

George H.W. Bush falleció el pasado viernes a los 94 años. Un día después, el actual presidente, Donald Trump, declaraba la jornada de hoy, 5 de diciembre, Día de Luto Nacional. La tradición manda que este día los mercados cierren en señal de duelo en EEUU.

La tradición de cerrar el mercado el día del funeral de un presidente o ex presidente de EEUU se remonta a hace un siglo y medio, cuando falleció asesinado Abraham Lincoln.

En esa ocasión, la bolsa de Nueva York cerró durante una semana. Es más, durante muchos años, desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, la bolsa cerraba cada año la fecha del cumpleaños de Lincoln.

En 1963, los mercados cerraron el 22 de noviembre tras el asesinato de John F. Kennedy, que conmocionó al país. Además, como era tradición, la actividad bursátil se detuvo el día de su funeral, el lunes siguiente.

La última ocasión antes de hoy que Wall Street ha cerrado sus puertas fue el pasado 2 de enero de 2007, tras la muerte el 26 de diciembre de 2006 del ex presidente Gerald Ford.