El uso compartido de claves pone en alerta a las plataformas de ‘streaming’

¿El uso compartido de claves está perjudicando a las plataformas de streaming? Es lo que piensan algunos analistas e inversores. Y es que una reciente encuesta constata que un porcentaje importante de personas ve contenidos en Netflix, HBO Now o Hulu usando las credenciales de alguien con el que no vive. En concreto, un 12% de los usuarios de estas plataformas.

Pero el porcentaje se eleva en el caso de los conocidos como jóvenes-adultos, personas de entre 18 y 24 años. El 21% en este caso usa cuentas sin estar registrado. Son datos de una encuesta realizada por Reuters e Ipsos.

Hasta ahora, empresas como Netflix han aceptado que se de esta situación. Pero, dice la agencia Reuters, pueden empezar a sentir la presión de los inversores. De hecho, según Thomson Reuters, el crecimiento de ingresos de Netflix va a caer en el segundo trimestre del año que viene hasta un 19%, frente al 31% de este año. La compañía presenta sus cuentas la semana que viene.

Promoción

Pero las empresas dicen que este “password sharing”, que se hace, según la encuesta, básicamente para ahorrar dinero, es también una manera de promocionar su programación entre potenciales clientes.

Algunas compañías tienen limitado el número de sesiones que pueden estar activas al mismo tiempo, con precios que dependen del servicio contratado. Según una directiva de HBO citada por la agencia Reuters, para ellos es más importante que usuarios que ahora no tienen independencia financiera adquieran el hábito de usar el producto para convertirse en clientes en el futuro. El responsable financiero de Netflix, recuerda Reuters, ha dicho en el pasado que podrían evitar este abuso de claves compartidas, peor que no conseguirían que todos esos usuarios se convirtieran en clientes de pago.

Analistas de la industria, sin embargo, aseguran que las empresas están perdiendo una oportunidad para incrementar sus ingresos. Según un analista de Parks Associates citado por Reuters, las compañías de streaming perderán 550 millones de dólares en 2019 por las claves compartidas.