El reinado deportivo de Movistar TV se tambalea

Cuatro letras D-A-Z-N. Vayan acostumbrándose a este nombre que será muy familiar en los próximos años, si les gusta el deporte. Con sigilo y sin hacer grandes dispendios, la operadora británica ha pegado el mordisco al pastel deportivo de Movistar.

Primero cayó MotoGP. A principios de este mes, Dorna, propietaria del campeonato de MotoGP, aceptó la oferta de la compañía audiovisual en streaming británica. La valoración de los derechos del mundial de motociclismo, que permiten ver las carreras de Marc Márquez, Andrea Dovizioso, Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, está en torno a los 50 millones de euros. 

Hasta la fecha, estas carreras estaban monopolizadas por Movistar TV, después de que Vodafone apagara los motores el pasado 2017. Durante dos años, la compañía de Álvarez-Pallete ha dedicado en exclusiva un canal al deporte de las dos ruedas sobre motor, ahora el paquete destinado a este deporte queda cojo con solo la Fórmula 1 y sin Frenando Alonso que ha echado el freno al Gran Circo.

Manel Arroyo, responsable de Dorna Sport, Manel Arroyo, agradeció la pasada semana a Movistar la “asociación exitosa” de los últimos años, pero dejó caer una sutil crítica al señalar que Dazn permitirá “acercar el deporte a cada aficionado para así crecer y ampliar la audiencia en España como nunca antes gracias la increíble visión y experiencia de Daz”.

Los primeros grandes premios de la temporada mostraron una caída de la audiencia con respecto al curso anterior. Una bajada de espectadores que muchos clientes achacaban a los 10 euros mensuales, unidos a la contratación de otros servicios.

Sin embargo, no es el único mordisco que se llevó en el día Movistar. Los derechos de la Premier League también cambiaron de manos el mismo día que el anuncio del cambio de ruedas de MotoGP.

Dazn también se lleva las imágenes en exclusiva de los partidos del Liverpool, del Chelsea, del Manchester City y del Manchester United, entre otros. Dazn ofrecerá a los aficionados españoles todos los partidos a través de dispositivos conectados, allá donde se encuentren. La idea principal es que los partidos sean más accesibles que nunca para los aficionados a través de los diferentes dispositivos de Dazn, televisiones, smartphones, tablets, consolas y PCs.

Adiós al basket europeo

Si la oferta de la OTT británica estaba incompleta, Dazn, que llegará en 2019, la completa con una de las competiciones de baloncesto más interesantes a este lado del Atlántico: la Euroliga.

Movistar pagó cerca de 10 millones de euros por los derechos de retransmisión de la competición europea y finaliza el contrato este año. “Estamos muy satisfechos con el acuerdo alcanzado con DAZN, el cual proporcionará a los aficionados españoles acceso a todos nuestros partidos mediante el principal proveedor de servicios de streaming de deportes del mercado. La revolucionaria plataforma de DAZN cuenta con el mismo ADN innovador que Euroleague Basketball y extenderá el alcance digital de nuestras competiciones hasta un nuevo nivel, permitiéndonos aumentar nuestro público en España”, explica Jordi Bertomeu, Presidente y Consejero Delegado de Euroleague Basketball.

De un golpe, cuyo precio se desconoce, Movistar pierde la competición más importante del basket del Viejo Continente. 30 jornadas de liga regular, cuartos de final y la temida Final Four. A ello se suma también la la EuroCup. Desde 2019, Dazn mantendrá los derechos de estas competiciones hasta 2023.

De momento, Movistar mantiene en cartera la NBA y la ACB, que recientemente renovaron los contratos.

¿Y el fútbol?

De momento, Movistar tiene asegurado ser mediocentro organizador y repartir el juego en los derechos del deporte rey… al menos hasta 2022. Este verano, la compañía de Álvarez-Pallete consiguió hacerse con los derechos de La Liga por unos 980 millones de euros.

Mientras que en 2021 vencen los de la Champions League tras comprárselos a Mediapro por cerca de 350 millones de euros.

“Nos estamos expandiendo a un ritmo increíble y nuestro enfoque único está dando un nuevo impulso a deportes con un largo y distinguido historial y audiencias crecientes”, comentó hace unas semanas Simon Denyer, consejero delegado de Dazn Group.

Se lanzó por primera vez en Austria, Alemania, Japón y Suiza en agosto de 2016 y en Canadá el año siguiente. Este ejercicio ha llegado a Italia y su desembarco en España y el mundo latinoamericano se espera para 2019.

Apodado como el Netflix de los deportes, Dazn tiene un fuerte respaldo de sus accionistas, que le han dado el músculo financiero necesario para comprometer 3.802 millones de libras en derechos deportivos.