Este lunes se confirmaron los rumores y el Grupo PSA Peugeot Citroën se hacía con las marcas Opel y Vauxhall a cambio de 2.200 millones de euros, operación que convierte al grupo francés en “el segundo fabricante de marcas en Europa”, señala en Capital Radio el director de comunicación de PSA, José Antonio León Capitán.

Las cifras de negocio elevan al fabricante galo como el primer constructor en España con una cuota de mercado por encima del 22%. “España tiene que estar tranquila, tiene un papel importante en el nuevo grupo PSA”, añade León Capitán.

Con la adquisición de Opel, Peugeot Citröen incorpora a sus factorías la planta de Figueruelas (Zaragoza) y suma 5.000 nuevos trabajadores a su plantilla española. Combinadas con las fábricas de Vigo y Madrid, el Grupo PSA aglutina un total de 13.000 empleados dentro de las fronteras españolas. Preocupación que se ha instalado en los sindicatos de Opel, pero que PSA ha desmentido. “El futuro de las plantas españolas está asegurado, eso sí tendrán que seguir siendo competitivas”, recalca el director de comunicación de PSA en España.

La operación va a permitir varias sinergias en los negocios de compra, valoradas en 1,700 millones de euros anuales de aquí a 2026. Según PSA, se espera situar el margen operativo del negocio en el 2% para 2020 y en el 6% para 2026.

Foto: Motor Zeta