A un gestor le pedimos lo mismo que a un buen entrenador de fútbol

¿Qué se le pide a un buen gestor? ¿Debe tener el mismo nivel de exigencia que un entrenador de fútbol?

“Un buen gestor, al igual que un buen entrenador, tiene que ser capaz de gestionar egos“, señala José María Luna, director de análisis de Profim EAFI. Y es que del mismo modo que un entrenador debe manejar los egos de su equipo en el vestuario, un gestor debe controlar los egos de los analistas: “Hay muchos analistas, cada uno especializado en un sector, y todos quieren que en la cartera de un fondo juegue alguno de los valores por los que ellos apuestan, pero al final quien elige es el gestor”, explica Luna.

Pero un gestor también debe estar abierto a nuevas tendencias, a nuevas formas de gestión “y no debe desechar nada: debe estar abierto al Big Data, al análisis técnico…”, e definitiva, a todo aquello que pueda ayudar a los resultados de su fondo (o partido).

Y al igual que un entrenador, el gestor también debe saber gestionar emociones, saber seducir y saber enamorar tanto a los jugadores como a los partícipes.