Moody’s no ve grandes subidas salariales en el horizonte español

La agencia de calificación Moody’s espera que la tasa de desempleo descienda más, debido al fuerte crecimiento económico que vive España. Sin embargo, y a pesar de este dato, la analista Sarah Carlson explica en Capital Radio que tampoco disminuirá en exceso, “dado que el desempleo estructural en España es muy alto”. Carlson asegura que este dato influye en los salarios.

La  estimación de los observadores internacionales sitúa la tasa de paro estructural español entre el 14% y el 16%. Si actualmente el desempleo absoluto se sitúa en el 15-16%, la diferencia es muy pequeña.

“la dinámica salarial no depende sólo en el crecimiento económico, sino que más bien lo hace del grado de productividad de los sectores más importantes de la economía y de la demanda de trabajo”, explica. “si la demanda de trabajo no aumenta”, y con esta cifra de desempleo estructural no lo hará demasiado, “tampoco lo harán los salarios“, asegura.

Todo indica que es posible presionar para que los salarios suban algo a corto plazo”, indica la analista de Moody’s, “pero debe haber un cambio importante para que suban esos salarios, una mejora en la productividad de la economía. Y ese cambio no se aprecia

Respecto a esa vía, a la de mejorar la productividad para subir los sueldos, Carlson afirma que, “en los sectores comerciales,  la productividad ha crecido; pero en los no comerciales está atascada. Así que es necesario que al menos, en los sectores expuestos a la exportación, se mejore la productividad en los próximos años. Y eso serían muy buenas noticias para España”. A pesar de que se consiga una mejora en la productividad, según Moody’s ésta no sería muy acusada y la mejora salarial tan sólo se reflejaría “en aquellos empleados ya contratados por esas empresas que han evolucionado”.

La agencia mejoraba el pasado viernes la calificación de la deuda españolaDesde 2014, la calificadora estadounidense no había elevado su “rating” para España, y entonces lo situó en Baa2. Fue la primera mejora que aplicó tras la crisis y ahí ha estado, dos peldaños por encima del llamado bono basura, durante los últimos cuatro años. Ahora ha situado a España en Baa1, una mejora de un peldaño, y mantiene la perspectiva en situación “estable”.

“Hay dos razones principales por la que hemos decidido aumentar la nota de España”, comenta Sarah Carlson. “La primera es que hemos visto un perfil de crecimiento mucho más estable y equilibrado. La segunda razón está relacionada con la mejora que se está produciendo en el sector bancario español”

Además, la analista cree que España está cambiando su modelo económico. “Una de las señales que puedes ver es el número de empresas que exportan y de países que reciben esas exportaciones. Productos que España solía importar, ahora los exporta“, argumenta.

En cuanto a los retos y riesgos a los que se tendrá que enfrentar este “nuevo” modelo económico, Moody’s señala a Cataluña: “Cataluña está ahí como un riesgo y no creemos que vaya a desaparecer, pero tampoco creemos que vaya a lograr independizarse de España“. Otro de los riesgos que la agencia resalta y que, dicen, “condicionará sus acciones futuras” son las políticas fiscales y de gasto del Gobierno. “Algo que esperamos ver es cómo va a manejar el Gobierno los retos fiscales y económicos que todavía tiene España“. En este sentido, desde Moody’s expresan su preocupación con el elevado endeudamiento público, que no disminuye puesto que ningún presupuesto se enfoca en ello a pesar del crecimiento que experimenta el PIB.

A pesar de estos riesgos, Carlson confía en que España continuará creciendo económicamente, aunque esperan una desaceleración de dicho crecimiento. “Esta desaceleración no se debería a una eventual normalización de la política monetaria, sino a que el crecimiento en España está siendo inusualmente elevado. En todo caso, esperamos volver al crecimiento potencial normal, que está entre el 1.5% y 2% del PIB”, matiza.