Los problemas del dueño de los hospitales Quirón

El gigante de la salud en Alemania Fresenius, dueña de los hospitales españoles Quirón,  sufre este viernes su peor día en bolsa desde el año 2002. Sus acciones han comenzado con caídas de un 12% tras advertir de que no va a poder cumplir con los objetivos que se había marcado hasta 2020.

Fresenius reconoce que los ambiciosos objetivos que se había marcado no se cumplirán. Entre los motivos, las menores expectativas de ganancias de su unidad de diálisis FMC y su cadena de clínicas Helios. Sin embargo, sí asegura que los dividendos seguirán creciendo.

Para 2019, Fresenius espera que sus ventas crezcan a un ritmo de dígito medio y el beneficio neto se mantenga plano. En sus previsiones anteriores, estimaba un crecimiento de las ventas de entre un 7,1% y un 10,3% y un incremento de los beneficios de entre el 8,3% y el 12,6%. A partir de 2020, también espera una mejora de las ventas de un dígito medio.

El consejero delegado de la empresa, Stephan Sturm, dice que “las expectativas actualizadas reflejan los cambios significativos realizados en nuestra cartera en los últimos dos años”.

Entre las últimas compras de Fresenius, está la unidad de biosimilares de la alemana Merck y la cadena de hospitales Quirónsalud. También intentó hacerse con la firma de genéricos estadounidense Akorn aunque finalmente desestimó la idea.

Los analistas de Credit Suisse señalan que las previsiones están muy por debajo de las estimaciones y Morgan Stanley las califica de “decepcionantes”. En Capital Radio, Pablo García, director de Alphavalue, cree “poco razonable cambiar ahora estimaciones cuando ya realizó un profit warning recientemente”. Escucha aquí su análisis:

 

Su unidad Fresenius Medical Care también baja más de un 5%.