Los mercados esperan el resultado de las elecciones en Francia

Los mercados financieros aguardan los primeros sondeos a pie de urna que a partir de las 20.00 CET se empezarán a publicar en Francia este domingo. El país celebra este fin de semana la primera vuelta de unas elecciones presidenciales en las que las propuestas en materia de inmigración, la abstención y los programas económicos de los principales candidatos serán clave en el resultado electoral. Desde AFI, el economista Daniel Fuentes, apunta a que “más que una baja participación, hay un voto oculto entre el electorado francés que podría favorecer a Fillon”.

Principales propuestas económicas de los candidatos con más intención de voto en las encuestas:

El candidato centrista Emmanuel Macron: Un bonus anual de 3.000 euros para los profesores que se vayan a dar clase a zonas de bajos ingresos o un cheque de 500 euros al cumplir 18 años para gastar en actividades culturales como conciertos, cine o teatro. Estas son dos de las propuestas del candidato que parece estar mejor posicionado para convertirse en presidente de la República francesa, el centrista Emmanuel Macron.

Su proyecto económico para Francia incluye una rebaja del impuesto de Sociedades del 33 al 25%, bonificaciones y exenciones fiscales para los salarios más bajaos y el mantenimiento de la semana laboral de 35 horas. Macron promete inversiones públicas por importe de 50.000 millones de euros, que se distribuirían en gasto para crear empleos, para impulsar energías limpias y proyectos agrarios responsables, para la renovación de infraestructuras y modernización de la administración y para el pago de gastos en gafas, audífonos y dentaduras. El incremento del gasto que propone Macro viene acompañado de un plan de ahorro, parte del cual que conseguiría, según sus cálculos, con la reducción de la tasa de paro del 10% actual al 7%. El resto del ahorro provendría de planes de eficiencia sanitaria, de la modernización del sector público, donde el personal se recortaría en 120.000 empleos y de un menor gasto en las administraciones locales, donde se suprimirían 70.000 empleos.

 

El candidato de la derecha, el republicano Francois Fillon: Recortar el número de trabajadores públicos en 500.000 personas, elevar de 35 a 39 horas, la jornada de trabajo semanal y elevar de 62 a 65 años la edad de jubilación con derecho a pensión son tres de las principales propuestas económicas de Francois Fillon.

Un Fillon que pretende meter mucha tijera en las cuentas públicas francesas bajando las prestaciones por desempleo, reduciendo el gasto público en 100.000 millones de euros en cinco años para dejarlo en menos del 50% en 2022 y que promete equilibrio presupuestario en 2022 frente al déficit del 3,7% previsto para este año.

El candidato de la derecha francesa quiere eliminar el impuesto a la riqueza y subir el IVA, dice que bajará el impuesto de Sociedades del 33 al 25% y se compromete a reducir las cargas sociales.

 

La candidata del Frente Nacional , Marine le Pen: Abandonar el euro, establecer un impuesto del 3% a la importación de productos extranjeros, reducir la edad de jubilación de los 62 a los 60 años e imponer un impuesto a los extranjeros que trabajen en Francia. Estas son algunas de las medidas económicas del programa de Marine Le Pen. La candidata del Frente Nacional promete bajar un 5% el precio de la parte regulada del gas y la electricidad, asegura que bajará los impuestos a las pymes y a las rentas más bajas y su idea es mantener la semana laboral en 35 horas.

Le Pen cree que es compatible la bajada de impuestos y la mejora de los beneficios sociales con medidas como el control de la evasión fiscal o la reforma de la administración, eso sin olvidar que quiere denegar el acceso a la sanidad de los inmigrantes ilegales y que promete que las licitaciones y contratos públicos solo estarán al alcance de empresas francesas.

Llevar el déficit al 1,3% en 2022, reducir la deuda sobre PIB por debajo del 90% en cinco años y llevar el crecimiento de Francia al 2,5% son otros de los planes de una candidata que asegura que creará 15.000 nuevas plazas de policía y aumentará en 40.000 las habitaciones en las cárceles.

El candidato de la izquierda, Jean Luc Melenchon: Subir el gasto público en 275.000 millones de euros, elevar el salario mínimo un 16% a 1.326 euros y mejorar los salarios públicos un 6% y llevar de 5 a 14 los tramos de tributación de la renta hasta que quienes ingresen más de 400.000 euros al año paguen un 90% de tipo impositivo son algunas de las propuestas económicas de Jean Luc Melenchon.

Un Melenchon que pretende vetar los acuerdos de libre comercio y que quiere que Francia sea independiente del Banco Central Europeo aunque sin descartar mantenerse en la eurozona, eso sí con proyecto de devaluación del euro de por medio.

Nacionalizar para de la red de carreteras, ignorar el pacto de Estabilidad de la eurozona y abandonar proyectos nucleares son otros de los planes proyectados por un Melenchon que de llegar al Elíseo promete bajar la tasa de paro del 10% al 6% y reducir la edad de jubilación a los 60 años.

La política de gasto para crear empleo y reducir pobreza que propone el candidato de la izquierda se financiaría con emisión de deuda, con la lucha contra la evasión fiscal y con medidas como más impuestos para grandes fortunas o productos de lujo.

Melenchon promete 60.000 nuevos contratos públicos entre policías y profesores, bajar el impuesto de sociedades del 33 al 25% y destinar más de 30.000 millones de euros a erradicar la pobreza.