Los inversores más sensibles al nuevo iPhone 8

Apple presenta mañana su nuevo modelo de iPhone. Sus características y su previsión de ventas pueden mover de forma considerable el valor de la acción de la compañía de Cupertino. Por ello, muchos inversores estarán muy pendientes a la ‘keynote’ de Apple. Por ejemplos, los que tienen dinero invertido en Apple a través de fondos, ETFs o de manera directa.

Según los datos recopilados por Profim, el hedge fund Millenium Capital Partners tiene un 49,90% del total de su cartera en acciones de Apple. Otro hedge fund, Neptune Capital Management, posee una inversión de un 40% de su cartera en títulos de la compañía tecnológica.

Mientras, en el fondo Fidelity Select Computer Portfolio un 23,99% de su cartera es Apple. En el ETF iShares US Technology, mientras, el porcentaje es de un 18,6%. En el caso de España, el fondo con mayor porcentaje en Apple, con un 8,9%, es Caixabank Comunicaciones.

La apuesta de Buffett

Será otro de los que vigile de cerca la presentación de Apple mañana. Uno de los inversores más famosos del planeta, Warren Buffett, desveló a comienzos del año pasado que tenía una importante posición en la compañía de Tim Cook. A través de Berkshire Hathaway, fue incrementando su participación en varias compras de acciones de la empresa, hasta los 130 millones de títulos que posee ahora de Apple, es decir, el 2,5% de la compañía. Unas acciones valoradas en unos 21.000 millones de dólares.

A pesar de que durante décadas Buffett huyó de los valores tecnológicos, en los últimos años ha apostado fuerte por algunas grandes empresas de este sector, además de Apple, como IBM, donde tiene una participación de un 5,8%.

Pendientes de China

Mientras, China puede convertirse en uno de los lugares clave para Apple tras presentar su nuevo modelo de iPhone. Es uno de los mercados principales para este producto de la compañía, ya que el 18% de las ventas de iPhone en todo el mundo llegan de China y Taiwan. Si embargo, el hecho de que el precio del nuevo teléfono vaya a superar los 1.000 dólares por terminal puede suponer una barrera psicológica para los chinos.

Y es que el precio del iPhone 8 sería cerca del doble del salario medio mensual de un ciudadano chino. Además de este obstáculo del precio, Apple se está encontrando con una competencia cada vez mayor de los fabricantes chinos de teléfonos móviles, como Huawei, Vivo o Xiaomi.