Los apartamentos turísticos se están utilizando como arma política

El alquiler de viviendas turísticas es el centro de atención en estos momentos en el sector inmobiliario. Estamos asistiendo a una gran avalancha de pisos en alquiler por parte tanto de particulares como de empresas  inmobiliarias que ofrecen un servicio de alojamiento turístico en alquiler por días o semanas. Es un mercado que siempre ha existido pero ahora, después de la crisis, se ha convertido en una inversión rentable y muchas inmobiliarias compran en bloque viviendas para rehabilitar y ponerlas en alquiler. El problema de este negocio es que hay mucha oferta que es ilegal, es decir no tiene las licencias correspondientes. En el debate de Inversión Inmobiliaria hemos tratado este tema con expertos del sector para ver cómo está la situación a día de hoy.

“En Barcelona entre un 8% y 10% del mercado residencial se dedica al alquiler turístico lo que supone un total de 25.000 pisos, donde el 40%  de éstos no tienen licencia de actividad, con lo cual son ilegales” apuntaba Gerard Marcet, socio fundador de la empresa Laborde Marcet.

Una situación que según Fernando Encinar, cofundador y jefe de estudios del portal inmobiliario Idealista, podría cambiar de hoy para mañana. “Si en Barcelona hay un 40% de pisos turísticos ilegales es porque el Ayuntamiento de Barcelona quiere que sea así. El Ayuntamiento ha tenido una política muy restrictiva de licencias y todos esos pisos se podrían legalizar hoy mismo”.

Iván Rodríguez, consejero delegado de iKasa piensa que España tiene en el sector turístico uno de los motores fundamentales de la economía. “La vivienda turística es un fenómeno que surge para atender a esa demanda turística que se da principalmente en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona y algo también en la costa, por lo cual, yo no creo que el aumento de los precios del alquiler se deba a esa demanda turística ya que está localizada en determinadas zonas y tiene una incidencia muy baja. El turismo no sólo es el hotelero también es la vivienda turística que tiene que regularse pero no impedirse”.

En este sentido, Fernando Encinar piensa que el tema de los alojamientos turísticos es claramente un tema político. “Se está utilizando los apartamentos turísticos  como arma política  y en parte está incentivado por el lobby hotelero que suministran argumentos a los Ayuntamientos y al final éstos toman medidas drásticas no sólo contra los clientes sino contra los hoteleros y al final acaban todos afectados”.

“Se está magnificando mucho la situación par parte del lobby hotelero y no creo que sea tan preocupante más allá del malestar de algunos vecinos que tengan que compartir en su bloque pisos con este tipo de alojamientos o la intervención por parte de la Administración de reglar o de prohibir, como en el caso este verano de las islas Baleares. el uso de viviendas turísticas. Pienso que hay que regularlo, por supuesto, y controlarlo, pero no se puede poner puertas al campo porque es inevitable que existan este tipo de alojamientos”, afirma Antonio Carroza, Consejero delegado de Alquiler Seguro.

Por su parte, Joseba Cortázar, senior PR Manager de Homeaway afirma que hay que adoptar medidas que favorezcan que haya una convivencia con este tipo de alojamientos porque generan un impacto económico importante. “Según un estudio que hemos realizado los turistas, en este caso de nacionalidad española, que hacen uso del alquiler de las viviendas turísticas generaron hace dos años un volumen de negocio de 12.000 millones de euros, de los que 9.000 millones se generaron en comercios y servicios del entorno y del barrio donde residían estas viviendas turísticas y son unos ingresos que no nos podemos permitir perder”.

 

Pueden escuchar todo el debate completo a partir del minuto 23:00