Las pymes españolas le ponen un “regular” a la economía

El 54 % de las pymes, pequeñas y medianas empresas españolas considera “regular” la actual coyuntura económica. ASí lo afirma el documento “Perspectivas de la Pequeña Empresa en España” elaborado por KPMG Impulsa con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, la CEOE.

De todas formas los empresarios y los directivos se muestran cautos ante el panorama económico. Solo un 44 % confía en que la situación mejore este año.

La encuesta, efectuada durante los meses de noviembre y diciembre de 2016 entre 348 empresarios y directivos de empresas radicadas en España de hasta 50 trabajadores, desvela la preocupación de las pymes por adelantarse a los cambios, ya que un 42 % asegura que destinará la mayor parte de sus inversiones este año a herramientas tecnológicas.

Con ello intentarán adaptarse a los nuevos hábitos de consumo y a los modelos de relacionarse con las compañías.

 

Para las empresas españolas de menor tamaño la principal prioridad estratégica es la mejora de procesos -así lo asegura el 48 % de los encuestados-, seguido del desarrollo de nuevos productos y servicios (47 %) y de la transformación digital (31 %).

Las empresas ya han percibido el cambio, y un 39 % cree que el principal se refiere a la relación con el cliente; un 34 % reconoce que le ha ayudado a reducir costes y mejorar la eficiencia y un 30 % admite que las nuevas herramientas tecnológicas ya han influido en los procesos de producción.

Menos repercusión ha tenido de momento el “cloud computing” o computación en la nube- nuevo modelo tecnológico basado en la provisión de los servicios informáticos a través de Internet-, ya que según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI) sólo un 15,4 % de pymes y grandes empresas cuentan con ellas. El porcentaje cae al 5 % en el caso de las empresas de menor tamaño.

Por lo que respecta a la ciberseguridad, el estudio muestra que hay mucho potencial; un 37 % de las pymes y grandes empresas cuenta con políticas de seguridad TIC “bien definidas”, en tanto que en las de menor tamaño el porcentaje se reduce al 10 %.