Las paradas de metro, una ocasión para que los corredores hagan trampas

El maratón es una prueba de esfuerzo personal que lleva tiempo conseguir, pero hay algunos participantes que no respetan las normas y hacen trampas. Por eso muchos corredores aprovechan transportes como el metro para cometer estas irregularidades y acortar distancia y segundos. Emilio Cuadrado, responsable del cronometraje del EDP Rock`n´Roll Madrid Maratón y 1/2, nos cuenta que algunos corredores “se meten en las bocas de metro y aparecen en otro punto de la carrera”. Por esto, se establecen puntos de cronometraje “sorpresa”. De forma oficial hay puntos de cronometraje que todos los participantes pueden ver en la página de la carrera. Se establecen cada 5 Km, en la salida y en la meta, pero también se colocan algunos sorpresa para detectar si alguno de los corredores no sigue el recorrido oficial. Además también revisan las marcas de los corredores cuando la carrera ha acabado para ver si se han hecho trampas.“Por ejemplo si vemos que un corredor ha recorrido 5 km en 15 minutos, y los siguientes 5 km los hace en 30 minutos, hay algo que no cuadra”.

Jueces

Emilio Cuadrado también es juez de atletismo, y explica al programa “A ritmo de Maratón” algunos de los entresijos que no están a la vista de los corredores populares el día de la carrera. Nos cuenta que los jueces están situados en los puntos más críticos de la carrera para evitar que se produzcan trampas. Explica también que hay jueces que están en el comienzo y en la línea de meta de la carrera, y otros jueces están para dar “el famoso disparo” de la salida.

Cuadrado explica que hay cuatro cronómetros. El oficial de la carrera que es electrónico es el que él maneja y los otros tres los controlan tres jueces diferentes. Los cuatro se ponen en marcha cuando se produce el “famoso disparo”. Pero no cuando suena la pistola, sino cuando se ve el humo que genera. “Cuando acaba la carrera los cuatro cronómetros se comparan y la diferencia de tiempos entre ellos a lo largo de los años y las carreras, nunca ha sido más de un segundo”, explica Cuadrado.

Corredores de élite

De la misma forma, nos explica otra de las curiosidades sobre el grupo de corredores de élite. Y es que ellos no pasan el mismo control que el resto de corredores, sino que deben identificarse antes de empezar la carrera para ver si el dorsal corresponde con el inscrito y también tienen que llevar su propio avituallamiento. Es por esto que debe de haber un juez en cada uno de los puestos para que cada corredor coja el avituallamiento que le pertenece.“Deben de coger el que le corresponde para no perjudicar a otro corredor”.

Todavía no se sabe el número exacto de jueces que van a ir este año al Maratón pero “el año pasado hubo 26, de los cuales 22 son de Madrid seguro y otros 4 que vienen de fuera”. Cuadrado nos aclara que uno de los principales problemas de esta carrera es que los corredores no suelen leerse el reglamento y por ello hay veces que incurren en faltas que ni siquiera conocen.