La receta alemana para acabar con el paro juvenil

La tasa de paro juvenil en Alemania ronda el 7%, una cifra que llega hasta el 30% en España. Un bajo porcentaje que no es exclusivo del país, sino que también se traslada a otros países del entorno alemán, cuya receta es la Formación Profesional Dual.

El sistema de formación dual busca preparar a los alumnos para su posterior vida profesional. Según el oficio elegido y los estudios previos, la formación dura entre dos y tres años y medio y tiene lugar entre dos espacios: la teoría se aprende en la escuela laboral y la práctica en la empresa correspondiente, donde el aprendiz pasa 3 o 4 días a la semana. En cuanto a la escuela, es el lugar donde tienen las clases de la especialidad uno o dos días por semana.

En España, la FP dual se implantó en el año 2012, pero aún sigue siendo algo minoritario. Solo el 3% de los estudiantes de FP elige la modalidad dual. En Alemania, sin embargo, algunas empresas reciben más de 3.000 solicitudes para en el mejor de los casos repartir 65 puestos.Aunque cada vez más, como en España, los estudiantes ponen sus deseos en la Universidad.

Así llegan a las escuelas profesionales medio millón de aprendices al año. Cerca del 20% de empresas alemanas se han sumado a este proyecto y todo comienza el 1 de agosto cuando el futuro aprendiz tiene que enviar su candidatura. “Uno empieza con lo clásico que es presentar su candidatura por escrito y luego te invitan a hacer diferentes pruebas y si se consigue el porcentaje se invita a una entrevista y luego a una discusión grupal y posteriormente se ve si se es admitida”, explica uno de los alumnos del ciclo de Técnico Comercial que se imparte en Gütersloh (Alemania) en la escuela profesional de Bertelsmann.

Superadas todas las pruebas, los aprendices pasan un 70% del tiempo en la empresa y un 30% en el aula reforzando la teoría que en el futuro han de aplicar en su día a día. “Buscamos que los alumnos tengan un conocimiento práctico bastante profundo y entonces puedan ser empleados en cualquier parte de la industria”, destaca Klaus Röttger, director de formación Bertelsmann.

Tres años de formación con prácticas pagadas desde el primer día a razón de unos 800 euros mensuales de media. Además, el 70% de los aprendices acaba con un puesto fijo en la empresa donde desarrolló sus estudios duales. Unos estudios que aportan a la economía teutona 7.700 millones de euros y si no existiera la FP Dual, la tasa de paro juvenil se dispararía hasta el 20%.

Una colaboración público-privada en la que las arcas de Berlín aportan 4.750 millones de euros y que cada alumno cuesta a la empresa 18.000 euros, pero que el 70% de la inversión se amortiza a los 3 años.