¿Habrá guerra de ofertas por la portuguesa EDP?

El mercado da por supuesto que habrá una guerra de ofertas por EDP y eso se refleja en el precio de las acciones que han comenzado este lunes con subidas de más de un 8% hasta los 3,37 euros por acción, por encima del precio que ofrece la china Three Gorges. Los expertos consideran que la oferta es relativamente baja en comparación con otras compras que han realizado empresas chinas de activos energéticos europeos y que han superado claramente lo que ofrecían fondos de inversión en infraestructuras.

Entre las interesadas, según los analistas consultados por Capital Radio, podrían estar la española Gas Natural Fenosa, la italiana Enel, la francesa Engie o fondos de inversión en infraestructuras. Son ellas las que podrían reaccionar al movimiento de Three Gorges que el viernes a última presentaba una oferta por el 100% de la firma portuguesa de la que ya tiene un 23%.

Sin embargo, Nicolás López, director de análisis de MG Valores, cree que no será tan fácil porque la china Three Gorges tiene ya una posición de fuerza en EDP y además ha sido la primera en lanzar la propuesta por lo que tendrá la última palabra, derecho de réplica respecto a posibles interesados. Escucha aquí su análisis completo:

Tree Gorges ofrece 3,26 euros por acción que supone una prima de casi un 5% respecto al precio de cierre del viernes, y está condicionada a superar el 50% del capital. También ofreció 7,33 euros por acción de la unidad de energía eólica, EDP Renovaveis, por debajo de su precio de cierre de 7,84 euros.

EDP es la mayor compañía de Portugal en activos y también posee negocios en España (Hidroeléctrica del Cantábrico), Brasil y Estados Unidos. El valor de mercado de la compañía era de 11.400 millones de euros al cierre del viernes y tiene una deuda neta de 13.800 millones de euros.

La empresa sirve a casi 10 millones de clientes en el mercado de la electricidad y a 1,6 millones de clientes de gas natural y posee más de 330.000 kilómetros de líneas de transmisión de energía.

El primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ya ha señalado que el Gobierno portugués no tenía objeciones a la oferta. El grupo chino dijo que estaba “totalmente comprometida con preservar la identidad portuguesa de EDP y su autonomía”.