¿Ha tocado techo el running?

¿Ha tocado techo el running? Así lo que cree la marca deportiva estadounidense Brooks, que está intentado ampliar su atractivo hacia una generación más joven y aficionada al gimnasio. En una entrevista concedida a Reuters, el director de Brooks, Jim Weber apunta a que los millenials practican cada vez más deportes como crossfit y yoga, y su compañía quiere responder a esta nueva tendencia.

Brooks se basa en datos de Running USA, que calcula que este deporte alcanzó su pico de popularidad en 2009, año en el más de 19 millones de corredores asistieron a carreras populares en Estados Unidos. El año pasado, según esta firma, esta cifra se redujo hasta los 17 millones de participantes.

Los deportistas más jóvenes, añade Weber, continúan usando zapatillas de running, aunque esta no sea su principal actividad. Brooks es líder de Estados Unidos en este campo, con una cuota de mercado en este tipo de calzado del 29%. Brooks nació como empresa de zapatillas en 1914. En 2001 entró en bancarrota y entonces tomó los mandos Weber, que decidió centrarse en el running. Esto gustó al gurú de la inversión Warren Buffet, que compró la marca en 2006.

Pero, haya alcanzado o no su cénit, Weber asegura que el running continúa teniendo un peso muy importante, y subraya que atrae a los jóvenes porque es barato. El director de Brooks calcula que unos 120 millones de personas practican este deporte alrededor del mundo.

Este crecimiento es mayor en Europa y China, y están apoyando su expansión las mujeres. De hecho, más de la mitad de las ventas de zapatillas Brooks en Estados Unidos son precisamente a mujeres. Además, Brooks ha lanzado una línea de sujetadores. Asimismo, la marca está interesada en aumentar las ventas procedentes de su catálogo de ropa, que constituye de momento sólo el 20% del total de sus ingresos, y también de su calzado retro.