La cumbre del G20 determinará el futuro de las bolsas

Los líderes del G20 en la cumbre de Buenos Aires

Los mercados financieros siguen de cerca cualquier atisbo de acercamiento entre EEUU y China durante la cumbre del G20. Aunque el rumor nos dice que Trump y Xi Jinping llegarán a un acuerdo o dejarán la puerta abierta para uno, el presidente estadounidense ha lanzado mensajes contradictorios y eso hace dudar a las bolsas, que temen un aumento de las tensiones comerciales.

Si las desavenencias entre EEUU y China se agravan, la desaceleración de la economía global podría profundizarse hasta en un 1% adicional para el 2020, según la OCDE. Cuando se trata de las dos mayores economías mundiales, los efectos colaterales se sienten en todos lados.

Entre tensiones proteccionistas y aranceles se esconde una lucha entre ambas potencias por la supremacía tecnológica. Una pugna cada vez más evidente que ha llevado a Trump en más de una ocasión a acusar a China de robo de propiedad intelectual. Estas tensiones son las que presionan a las firmas tecnológicas que, entre valoraciones elevadas, intentan recomponerse tras un otoño convulso.

Una parte del mercado cree que este fin de semana Trump y Xi Jinping no llegarán a un acuerdo como tal, no resolverán sus disputas, pero sí acercarán posturas.

Las acciones de muchas empresas europeas se exponen a un serio bache en su actividad si se intensifica la guerra comercial. Debido a su fuerte exposición a China, sufren compañías automovilísticas, como BMW o Volkswagen o ligadas al lujo, como Hermes. El 18% de los ingresos de BMW este año, por ejemplo, vendrán de China; un 14% en el caso de Volkswagen.