El Gobierno y Podemos pactan subir a 900 euros el salario mínimo en los presupuestos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han firmado hoy en el Palacio de la Moncloa el acuerdo sobre el proyecto de Ley de Presupuestos para 2019.

El acuerdo establece un salario mínimo de 900 euros, calculado en 14 pagas, a partir de 2019, frente a los 850 euros actuales (a 12 pagas) y los 1.000 que pedía Podemos. Los Presupuestos contemplan la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años estableciendo el cómputo de rentas sobre la base de las de la persona beneficiaria y no de la unidad familiar. Además, Gobierno y Podemos han acordado que las horas extra vuelvan a cotizar a la Seguridad Social, así como reducir las bonificaciones a la contratación que no se dirijan a colectivos vulnerables.

Incluye también la aprobación de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, y mejoras para las ayudas en dependencia. Además, se aprueba una regulación de la publicidad del juego de azar y las apuestas en línea, de ámbito estatal, similar a la de los productos del tabaco.

En cuanto a impuestos, el pacto sube el IRPF a las rentas de más de 130.000 euros,  así que el Gobierno rebaja su propuesta inicial de subir el IRPF a las rentas de más de 140.000 euros, mientras que aumenta cuatros puntos para los ingresos superiores a 300.000 euros.

Además, se incrementa un 1% el impuesto de patrimonio a las fortunas de más de 10 millones de euros, así como la aplicación del tipo reducido en el IVA para los productos de higiene femenina, que pasarán del 10% al 4%” y la reducción de los servicios veterinarios al tipo del 10%.

Por último, prevé un aumento de presupuesto para el plan estatal de vivienda con mayor  protección a los inquilinos y la posibilidad de que los ayuntamientos regulen los precios del alquiler en zonas tensionadas.

Los presupuestos incluyen garantizar la revalorización de las pensiones conforme al índice de precios de consumo (IPC) en 2018 y 2019 y que las mínimas y no contributivas suban un 3% en 2019. Si la inflación del mes de diciembre supera el 1,6 %, que es la revalorización de las pensiones aplicada este año, se abonará una paga compensatoria para cubrir esa desviación, lo que tendrá un impacto presupuestario de 704 millones de euros.

Por otro lado, se incluye un proyecto para modificar la tributación de las Sociedades de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI) y fija un tipo de gravamen del 15% sobre beneficios no distribuidos. Hasta ahora, las Socimis, que cuentan con un régimen especial de tributación y tienen varias decenas de representantes en la bolsa española, no pagan impuestos sobre las rentas obtenidas por su actividad principal y pagan un 25% sobre otras actividades.

El presidente del Gobierno podrá ahora entregar las líneas maestras de estos presupuestos a Bruselas el lunes 15 de octubre y tratará de aprobar las cuentas antes de final de año, para lo cual necesita negociar con el resto de partidos.