Maurici Lucena, nuevo presidente de Aena

El Gobierno nombrará al economista Maurici Lucena presidente de Aena, a propuesta del Ministerio de Fomento. Fuentes cercanas a la compañía apuntan a Capital Radio que se trata de un perfil cercano a la figura del presidente del Gobierno, puramente político y lejos del perfil gestor y empresarial de los otros anteriores presidentes de la compañía.

Lucena fue de los pocos que apoyó en Cataluña a Pedro Sánchez en sus horas más bajas. De hecho Lucena, estuvo ligado al Partido Socialista Catalán donde fue asesor económico de la campaña electoral en las elecciones de 2004 y ha sido portavoz de la formación en el Parlament entre 2012 y 2015. Se incorporó al Banco Sabadell en junio de 2016 como director de Regulación Prudencial y Public Policy tras abandonar la política.

El nombramiento tiene un trasfondo político. Se cree que Cataluña conseguirá más favores para el aeropuerto de El Prat. Por ejemplo concesiones o rutas directas a los países más importantes del mundo, como Barcelona-Nueva York. La queja de los catalanes es que siempre se favorece a Madrid.

Otras voces apuntan a que una de las pretensiones económicas del Gobierno catalán es hacerse con la gestión y control del aeropuerto de El Prat para controlar las llegadas y salidas al país. A día de hoy, AENA es el único gestor de aeropuertos mundiales que mantiene a 47 aeropuertos bajo su gestión incluido el catalán, por lo que conceder a esta región la gestión de su aeropuerto es “más complicado porque eso supone romper la compañía, no creo que suceda”, apuntan otros expertos.

Retos de AENA 

Lucena sustituye en el cargo a Jaime García-Legaz, quien ha estado al frente de la compañía apenas nueve meses, cargo al que llegó de la mano del Partido Popular. El catalán coge las riendas de una compañía muy saneada y con un marco tarifario estable. El crecimiento del negocio de los aeropuertos españoles es fuerte. Hasta junio, han pasado más de 121 millones de pasajeros por los aeropuertos españoles con más de un millón de operaciones.

La duda es si la compañía se atreverá a expandirse por el mundo, a pesar de sumar aeropuertos en Reino Unido o México. Lo que sucede es que “una expansión internacional implicaría cierto límite al crecimiento”, dicen los analistas. El anterior presidente sí era partidario de ello. Ahora tendremos que esperar a que la compañía presente su Plan Estratégico hasta el año 2021 y que ha sido aplazado.

Dudas con el dividendo 

El esperado plan también fija la política de dividendo, la cual está en duda. Legaz era partidario de mantener una retribución alta y ahora existen dudas de si se va a reducir para reinvertir el dinero.

En cuanto a la acción, “es un valor caro, ha subido mucho y es difícil justificar que siga subiendo porque el aumento del tráfico de pasajeros se va a estabilizar. No hay que temer con este valor en bolsa, pero tendrá una subida moderada”, dice otro analista.

También están pendientes el desarrollo inmobiliario para identificar a los socios potenciales para los proyectos anunciados en Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat y definir el modelo de cesión, además de hacer una valoración de activos para fijar un precio mínimo.

El nombramiento de Maurici Lucena se aprobará en el Consejo de Ministros de mañana viernes y el próximo lunes en el consejo de administración de Aena para su comunicación al mercado como empresa cotizada.

El Estado es el primer accionista de Aena con el 51% del capital, a través de ENAIRE, y con la llegada del PSOE al Ejecutivo es probable que no sea el único cambio en el consejo del gestor aeroportuario.