Si los mercados de todo el mundo están pendientes de los tuits de Donald Trump amenazando con nuevos aranceles, los valores bursátiles, sin perder de vista Rusia 2018, se calientan alrededor del mercado de fichajes.

Apenas han pasado cuatro días desde que se diera el pistoletazo de salida al mercado estival en el Viejo Continente. Ya se han deshojado las primeras margaritas, Griezmann ‘se queda’. Otros como Gabi, ex capitán rojiblanco, hace las maletas a cambio de petrodólares en Catar. Iniesta se va a Japón con su vinos. Pero, todavía quedan muchas flores por vender o por guardar.

Las laurisilvas de Madeira tienen buena cotización en el mercado, mucho más después de que Cristiano Ronaldo dijera, tras ganar la Champions con el Real Madrid, que “fue bonito jugar para este equipo”. Declaraciones que no gustaron nada en Concha Espina y han abierto el apetito de los grandes clubes europeos.

En las últimas semanas se ha hablado del PSG, del Manchester United, pero ahora suena con fuerza la Juventus de Turín. El club turinés estaría dispuesto a pagar 100 millones de euros al Real Madrid para hacerse con los servicios de Ronaldo, que ganaría 30 millones netos por temporada. En Italia ya han bautizado a la operación como “el fichaje del siglo”.

Aún no se ha materializado nada, pero la Juventus y sus inversores ya están llenándose los bolsillos. Las acciones de la Vechia Signora han subido este miércoles un 7,3% en la Bolsa de Milán por los rumores sobre el posible fichaje.

Investing
Investing

Los títulos del equipo turinés ya habían tenido una notable subida al cierre del mercado del martes, al ganar un 3,2%, lo que marcó el mejor resultado del club ‘bianconero’ en la plaza milanesa de los últimos cuatro meses.

Curiosamente en abril, la chilena de Cristiano Ronaldo en el Juventus Stadium y que cerraba el marcador de los cuartos de final de la Champions League con un 0-3 desplomaba las acciones del conjunto transalpino en la apertura de Milán del 4 de abril.caida abril

En la prensa italiana se habla de más de 400 millones de euros entre fichaje, sueldo y comisiones. Ahora queda que la Juve convenza al portugués, a sus inversores, cuadre sus cuentas para no tener que incumplir el Fair Play Financiero… y, claro, que Florentino Pérez y el Real Madrid quieran negociar. Pero, como dice una marca deportiva: “Impossible is nothing”.