BBVA y Banco Sabadell se preparan para la batalla Popular

BBVA, según fuentes del sector, está a punto de dar el último paso para tener ya en cash el dinero suficiente para afrontar la compra del Banco Popular. Más de 15 meses de desinversiones que culminarán en breve con la venta de BBVA Global Wealth, la unidad de banca privada en Suiza. Con ello ya se tendrá cerrado “el plan de aprovisionamiento” iniciado en 2016 para ponerse en la casilla de salida para la compra del Banco Popular.

El Banco Sabadell no se queda atrás y ya tiene en cartera 2.000 millones de euros para el mismo propósito. Ahora sólo falta ver si el banco que preside Emilio Saracho lo pone fácil o se cierra en banda a una posible venta. Aunque todo parece indicar que el nuevo presidente puede facilitarlo, no parece ser de la misma opinión el Consejo de Administración, salvo que la cantidad que se pueda pagar por el banco esté cercana a los 10.000 millones de euros.

En el Popular, las cuentas que se hacen sitúan la diferencia entre el precio en libros y valor de mercado en un descuento del 50%, lo que hace que sea muy atractivo para los otros bancos, pero no un buen negocio para los actuales accionistas, que tendrían que vender muy por debajo de sus expectativas.

El problema es que en 10.000 millones de euros no hay candidatos que quieran afrontar la operación. El punto de partida podría estar en los 5.500 millones de euros, dando una prima a los accionistas que permitiera agilizar la operación. En este precio, según fuentes del mercado, no podría competir el Banco Sabadell, que podría cambiar la estrategia e ir a por una ex caja de ahorros.

De todas maneras, las cartas ahora ya están muy encima de la mesa. Y el movimiento de peones puede estar ya en el corto plazo. Pero antes, en el caso de BBVA, se tendría que producir la venta de la unidad de banca privada en Suiza. Así el banco de Francisco González contaría con el cash suficiente para el ataque.