Análisis Capital Radio: El BCE se guarda las balas