Más del 90% de las hipotecas que se contratan en Alemania son a tipo fijo. En España, el porcentaje está por debajo del 40%. ¿Qué modalidad de hipoteca nos conviene si estamos a punto de cerrar un préstamo hipotecario? “Una hipoteca a tipo fijo nos libraría de la volatilidad en la cuota a pagar si cambia el precio del dinero”, explica en Capital Radio Salvador Jiménez, analista económico y de mercados de AFI. Pero, ¿qué sucede si los tipos de interés permanecen bajos durante mucho más tiempo?

En este podcast te explicamos los puntos a estudiar antes de decidirte por el tipo fijo o por el tipo variable.

Precisamente hoy hemos conocido que la compraventa de viviendas alcanza su cifra más alta en nueve años. Sube un 14,6% en 2017 con respecto al año anterior, hasta un total de 464.423 operaciones, su mayor cifra desde el ejercicio 2008, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

¿Qué dice la OCU?

Un escenario realista pudiera ser que los tipos volvieran de manera progresiva, a niveles cercanos al 2%. Así, si se mantuviera un Euribor muy bajo estable durante los próximos dos años, rondase alrededor el 1% durante los cinco años siguientes y subiera hasta el 2% quedándose así hasta el vencimiento, los préstamos a tipo de interés variable seguirían siendo más interesantes que los fijos. Es dificil hacer previsiones de lo que pasará dentro de 10 o 15 años, pero parece claro que a corto plazo los tipos de interés se mantendrán en niveles similares.
En escenarios más pesimistas, en que los tipos subieran más deprisa y a niveles más altos podría resultar más interesante la opción del préstamo fijo. Solo a quienes sean más pesimistas sobre la evolución futura de los tipos de interés y no quieran asumir la incertidumbre de posibles subidas les puede interesar escoger un préstamo a tipo fijo.
Lo que no es en absoluto aconsejable es firmar préstamos a tipo mixto, que ofrecen un tipo fijo los primeros años, privando a los hipotecados de los bajos tipos de interés actuales, y uno variable después, cuando las subidas son más probables. Y tampoco interesa firmar hipotecas variables con un tipo inicial más alto en los primeros años.
Teniendo en cuenta las condiciones que las entidades están ofreciendo en estos momentos, desde nuestro punto de vista los préstamos a tipo de interés variable a día de hoy siguen siendo más interesantes que los préstamos a tipo de interés fijo.