Tres libros viajeros que deberán acompañarte este verano

LA VUELTA AL MUNDO DE LIZZY FOGG’, Elisabeth G. Iborra. Ediciones Casiopea

MUNDO

Este libro trata de un periplo tanto geográfico como mental, donde la Elisabeth nos toma de la mano desde la primera página, con su humor, su estilo directo y fresco, con el que va desgranando sus experiencias a lo largo y ancho del mundo, en un viaje sembrado de anécdotas.

En total la obra recoge sus experiencias tras 18 meses de viaje, entre los años 2009 y 2010 y 33 países recorridos de cuatro continentes. Desde Grecia a Chile, este libro es un caleidoscopio de anécdotas, desatinos, imágenes y experiencias, que llevan el sello inconfundible de su autora.

Así que si  lo que buscáis es pasarlo bien, conocer lugares de la mano de una escritora y trotamundos amena, no os vais a arrepentir.

 

‘TODOS LOS CAMINOS LLEVAN A LOS POLOS’, Ana Alemany. Ediciones Casiopea

POLOS

¿Os imagináis a una persona dejando su hogar, su ciudad, su familia y amigos, dejándolo todo, para adentrarse en un mundo tan inhóspito como es la Antártida? Pues esta es la historia, mejor dicho, 20 historias de mujeres en las regiones frías del Ártico.

¿Qué fascinación causa esta zona del planeta para que tantas mujeres se pongan como reto alcanzarla?

¿Qué lleva a una española a cruzar andando el Polo Sur en solitario?

Ellas nos lo cuentan a través de estas páginas que suponen un nuevo episodio de una colección de historias que se inició en África, luego siguió en la India y ahora recoge historias sorprendentes que tienen como escenario los lugares más fríos de la tierra.

 

‘EN LA BARRERA’, Gabi Martínez. Editorial Altair

GABI

El catalán Gabi Martínez es un referente contemporáneo de la literatura de viajes. Intrépido explorador, rescata en sus libros las sensaciones y experiencias vividas en sus viajes alrededor del mundo donde ciudad y naturaleza aparecen indiscriminadamente.

En la barrera, de editorial Altair, describe su aventura por la exuberante costa australiana de Queensland donde la Gran Barrera de Coral forma una imagen de una belleza indescriptible. Definido por la crítica como “una obra coral sobre corales que se desarrolla sin prisas y con muchas causas que defender, pero sin elevar la voz o abrumar con mensajes embotellados”. Una melodía que recoge voces dispares y que describe Australia de un modo que la literatura de viajes ya había olvidado.